Central Retail

    ¿Qué pasa si se conduce sin seguro?

    Quien conduzca un vehículo está obligado/a a disponer de un seguro de coches. Desgraciadamente, esta norma no se cumple del todo en España, donde alrededor de 2,5 de millones de conductores/as circulan libremente sin contar con el seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio. Pero ¿Qué pasa si se conduce sin seguro? ¿Cuáles son las consecuencias a la que nos exponemos? En este artículo nos volcamos a desglosar información relevante sobre la importancia de tener nuestro coche asegurado.

    El balance de la cantidad de vehículos que circulan por el país sin una póliza de seguro. Además de alarmante, denota desidia colectiva y un comportamiento complemente imprudente. Desde luego, este acto tiene sus consecuencias legales como cuantiosas multas y mucho más.

    Por consiguiente, estar informado sobre qué pasa si se conduce sin seguro podría evitarnos momentos desagradables, como el pago de multas que van desde 601 euros a 3.005 euros. Sin embargo, hay otras sanciones y desventajas inherentes al acto de conducir un coche que no esté asegurado.

    ¿Qué pasa si se conduce sin seguro? ¡Desventajas y sanciones!

    La acción de conducir sin una póliza de seguro no solo acarrea sanciones económicas, también existen otras medidas punitivas y desventajas a las que podríamos enfrentarnos por no cumplir con esta obligación. He aquí otras consecuencias desagradables:

    Corremos con los gastos de un accidente

    Cuando adquirimos nuestro primer coche, normalmente, nadie nos recuerda qué pasa si se conduce sin seguro. Tal vez podamos imaginar los riesgos de sufrir algunas sanciones económicas, pero esto no es lo peor. En caso de ser partícipe de un accidente, deberás correr con los gastos de los daños provocados por el siniestro, sin la ayuda de alguna empresa aseguradora.

    En una primera instancia, quizá no sintamos la presión de cubrir económicamente los daños causados a terceros. Sobre todo porque el Consorcio de Compensación del Seguro se encarga de costearlos, indemnizando a los afectados o afectadas. Pero, los quebraderos de cabeza empiezan cuando el Consorcio nos cobra dicha indemnización. Por supuesto, los otros/as conductores/as también “pagan”.

    Conviene destacar que la prima del seguro obligatorio implica un recargo de 3,5 euros que se depositan al Consorcio de Compensación de Seguros, con el propósito de que la entidad se encargue de los costes generados por los vehículos que no están asegurados.

    Inmovilización del coche

    Profundizar sobre qué pasa si se conduce sin seguro es hacer referencia a las posibilidades de que las autoridades inmovilicen nuestro coche. Recordemos además, que seremos sancionados económicamente. Incluso, no necesariamente tenemos que ser detenidos por la Guardia Civil, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha implementado radares para detectar coches que circulan sin una póliza.

    Estos sistemas automatizados están dotados con un mecanismo de reconocimiento de matrícula, por ende, son capaces de detectar si nuestro vehículo no está asegurado y no ha pasado la Inspección técnica de vehículos (ITV).

    inmobilización coche

    Correrás con los gastos por defensa jurídica

    En un hipotético caso en que un accidente (en el que estemos involucrados) termine en un proceso judicial, no habrá una empresa aseguradora que se encargue de costear los gastos alusivos a nuestra representación legal. Por tanto, deberemos pagar los honorarios de abogados/a y procuradores/as. Aunque lo más probable es que se nos designe uno de oficio, siempre y cuando tengamos derecho en función de nuestros ingresos, según la Ley de asistencia jurídica gratuita.

    Una mancha indeleble para vuestro historial de conductor

    Conocer a profundidad qué pasa si se conduce sin seguro no sirve de nada, si no aseguramos nuestro coche. Pero, quizá lamentaremos más el hecho de que tendremos una mancha oscura en nuestro historial como conductor, algo que nos podría limitar la entrada a empresas con valiosas oportunidades laborales. Eso sí, el riesgo aumenta más cuando hemos estado involucrados en procesos judiciales derivados de accidentes o daños a terceros.

    Las aseguradoras también te castigan

    Las empresas aseguradoras tiene acceso, nada más y nada menos, que a nuestro historial de conducción y de siniestralidad. Tras ver la “mancha” que tenemos por nuestro acto de imprudencia, estas compañías podrían negarse a ofrecernos una póliza o, si lo hacen es posible que nos ofrezcan una prima muy alta.

    Esto podría sucedernos, así tengamos un coche averiado en nuestro garaje por muchos años. Y es que mientras siga registrado en el censo de vehículos de la DGT, el vehículo debería contar con una póliza.

    Por tanto, no se trata solo de abordar qué pasa si se conduce sin seguro, sino qué puede pasar si no tenemos nuestro coche asegurado. Independientemente de que no lo estemos utilizando para desplazarnos de un lugar a otro. No obstante, usemos o no el coche, es obligatorio que esté asegurado, de lo contrario, estaremos expuestos a las sanciones y situaciones desfavorables mencionadas anteriormente.

    Conclusiones

    Que nuestro coche esté asegurado no solo implica contar con asistencia profesional en caso de que la rueda del vehículo sufra un pinchazo durante un viaje. O que dispongamos de ayuda económica para que cubran los gastos alusivos a la reparación del vehículo. Tener el respaldo de un seguro, también quiere decir que si llegamos a ocasionar daños a otras personas, la empresa se hará cargo de las indemnizaciones y ofrecerá defensa jurídica frente a un juzgado.

    Ahora, ya sabemos qué pasa si se conduce sin seguro, por tanto, son evidentes las razones por las que debemos contratar a una compañía aseguradora. Primero, porque es una acción que nos impone la Ley, pero no menos importante, también representa un acto cívico y responsable con nosotros/as y con quienes circulan por la vía.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *