Central Retail

    ¿Cuáles son las averías más comunes en los coches y cómo evitarlas?

    ¿Eres de los que cuida su coche regularmente y de manera meticulosa? ¿O solo le haces caso cuando hay que pasar la ITV? De verdad permítenos felicitarte. Aun así, no importa que tan bien lo mantengas, tarde o temprano tu vehículo va a experimentar una avería porque esta es la Ley de la vida: todo se deteriora con el tiempo.

    Puede que suene algo frustrante, pero hay problemas que son imposibles de prevenir. Sin embargo, ¡no todo son malas noticias! Hay formas de reducir los inconvenientes al mínimo.

    ¿Cuáles son las averías más comunes en los coches y cómo evitarlas? Te estarás preguntado. Bueno, llegaste al post indicado porque no solo conocerás estos fallos, sino que descubrirás algunas medidas  a tomar para impedir que aparezcan rápidamente.

    Conoce las averías más comunes en los coches y cómo evitarlas

    No hay nada peor que circular con tu coche por la carretera y escuchar un ruido extraño que provenga del motor o que las llantas sufran un pinchazo.

    Y no importa mucho si eres el culpable o no, al fin y al cabo eres tú quien debe cubrir las reparaciones de estas averías u otras que son muy usuales como:

    avería en el coche

    Abolladuras y rayones en la pintura

    Con el uso y el paso de los años, es inevitable que tu coche no empiece a mostrar síntomas de desgaste. Por más que intentes evitar posibles abolladuras y rayones, las marcas aparecerán simplemente porque sí. Ya sea porque accidentalmente pasaste un bolso por su superficie o porque sufriste un pequeño accidente.

    Como verás, las abolladuras y rayones representan las averías más comunes en los coches. La pregunta del millón es ¿Se pueden evitar? No tanto como evitar, pero si reducir sus apariciones al máximo.

    Lo primero que debes hacer siempre es tratar de estacionar tu vehículo en un sitio seguro y lo más alejado de los peatones.

    Procura que la acción de buscar una zona tranquila para aparcar sea un hábito. Es en estos lugares donde hay menos riesgos de que tu coche sufra algún rasguño causado por la apertura de las puertas de otro auto o porque alguien lo tropezó con un carrito de compras.

    Ojo, también debes procurar lavar el coche con regularidad, ya que esta acción evitará la acumulación de suciedad y polvo que muchas veces suel rayar la pintura si no se retiran rápido.

    Neumáticos pinchados y defectuosos

    Los neumáticos nunca están exentos de problemas, de hecho podríamos decir que es una de las partes más vulnerables de los coches porque siempre existe la posibilidad de que se pinchen, bien sea por pésimas condiciones de la carretera, un inflado excesivo o una fuga en el  vástago de la válvula.

    Además, por muy buenos que sean siempre se van a degastar con el curso del tiempo. Y aunque no se puede predecir cuándo se encontrarán con un objeto afilado en la carretera, lo recomendable es revisar la presión de sus llantas cada 80 kilómetros recorridos.

    Otro consejo útil para evitar una de las averías más comunes en los coches es leer el manual para conocer la capacidad de peso que soporta el vehículo. Sobrepasar el límite puede ejercer mucha presión sobre los neumáticos y acelerar su desgaste.

    Sobrecalentamiento

    No nos sorprendería que alguna vez hayas visto a un conductor detenido en la carretera con su coche emanando vapor. Bueno, esto ocurre cuando el vehículo está sobrecalentado.

    ¿Por qué ocurre esto? Por fugas en el sistema de enfriamiento, bien sea en la junta la culata, en el radiador, las mangueras u otro componente.

    Aunque también existe la posibilidad de que el conductor no haya colocado el refrigerante adecuado en su coche, incluso la proporción incorrecta de refrigerante abre camino a este  fallo.

    El sobrecalentamiento es una de las averías más comunes en los coches, pero  ¿Cómo evitarlas? Siendo honestos, es prácticamente imposible saber cuándo se sobrecalentará nuestro vehículo, sobre todo si la raíz del problema proviene de un componente interno defectuoso.

    No obstante, la única manera de reducir la posibilidad es revisar el refrigerante de forma periódica y que se restaure cuando sea necesario.

    sobrecalentamiento motor

    Batería descargada

    ¿Te subiste a tu coche listo para encenderlo y el motor no hace ni señales de querer arrancar? Lo más probable es que la batería esté descargada.

    Sí, esta es otra de las averías más comunes en los coches que han estado detenidos durante meses mientras trabajaban desde casa durante la pandemia.

    Por supuesto, aparte de la falta de uso, existen otras causas que pueden hacer que la batería se descargue como dejar las luces delanteras encendidas, que haya conexiones dañas y que el vehículo esté expuesto a temperaturas extremas.

    Para evitar este problema, la clave es darle a su coche el tiempo suficiente para que recargue la batería. Por lo que poner en marcha el vehículo es lo mejor que puedes hacer.

    Eso sí, procura recorrer distancias un poco largas para que se restaure (una media hora de recorrido puede ser suficiente).

    En caso de que tengas un coche moderno con muchos dispositivos, procura apagar toda esta tecnología antes de abandonar el auto en el aparcamiento, incluyendo los elementos conectados a puertos USB.

    Conclusiones

    Con el paso de los años es inevitable que tu automóvil comience a mostrar algunos signos de desgaste, sobre todo si recorres distancias largas con él. Pero, esto no significa que  las averías más comunes en los coches no puedan minimizarse a través de labores de mantenimiento al vehículo.

    En resumen, estos problemas puedes evitarlos realizando cuidados adicionales al coche y programando reparaciones antes de que se presenten.

    Así que, trata de ejercer las acciones necesarias para que reduzcas las posibilidades de vivir momentos desagradables con tu auto.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *