Central Retail

    ¿Cuántos tipos de coches híbridos existen?

    Los coches híbridos son vehículos que llevan dos o más motores en sus entrañas que se alimentan y proveen diferentes clases de energía. Generalmente, estos automóviles integran un motor de combustión tradicional y otro eléctrico, sin embargo, algunos pueden incorporar un motor hidráulico o neumático por aire comprimido.

    El hecho es que hay varios tipos de coches híbridos, por ejemplo, los que poseen un motor eléctrico emplean un mecanismo de propulsión que mezcla la combustión de gasolina o diésel, con otro motor eléctrico.

    Ahora, si estáis planeando cambiar de vehículos, creemos que deberéis conocer más acerca de los diferentes tipos de coches híbridos que existen actualmente. ¿Por qué? Porque podría seros de muchísima utilidad en caso de que estéis buscando un modelo que se alinee con vuestras necesidades o las zonas que frecuentáis.

    El propósito de este artículo es ilustraros sobre las modalidades de coches híbridos que están irrumpiendo en el mercado europeo.

    Tipos de coches híbridos

    En la actualidad, podemos clasificar los tipos de coches híbridos en cuatro categorías. Por supuesto, cada modalidad reúne sus propias características y vamos a conocerlas a continuación:

    Híbridos combinados

    Llamados HEV o híbridos puros, son los modelos clásicos que no requieren ser enchufados a una toma corriente para recargar su motor eléctrico, pero de igual modo, pueden moverse cierta cantidad de kilómetros en modo eléctrico. La pregunta es, ¿cómo se recarga su batería? Bueno, mediante la circulación del coche y con la frenada regenerativa.

    Es muy común ver los híbridos combinados en las grandes ciudades donde la conducción no suele ser rápida. De hecho, si queréis rodar a grandes velocidades usando el motor eléctrico, los HEV no representan un acierto en estos casos.

    Con un híbrido puro podréis percibir el ahorro de combustible, sobre todo cuando se trata de emisión de CO2, reduciéndose hasta un 35%.

    Microhíbridos

    Los coches microhíbridos son conocidos como MHEV o híbridos suaves y suelen incorporar una batería grande de 12 a 48 Voltios, lo que hace posible que deposite más energía en su interior.

    Eso sí, no se pueden usar 100% en modo eléctrico, porque los MHEV tienen la finalidad de proporcionar una reducción al desgaste del motor, al momento de ponerse en marcha y frenarse. ¿El resultado? Una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de combustible.

    Hablamos de uno de los tipos de coches híbridos que podemos usar en entornos urbanos, dado que en estos lugares suelen realizarse más paradas y arranques. En carretera no es posible aprovechar sus prestaciones eléctricas, porque tendríamos que usarlo como un vehículo convencional. Conviene destacar que en los microhíbridos se encuentra la subcategoría de Mild Hybrid que usa una batería de 48 a 160 Voltios, una potencia mucho mayor.

    ¿Cuántos tipos de coches híbridos existen?

    Híbrido enchufable

    Los híbridos enchufables son los más conocidos entre los tipos de coches híbridos. Normalmente los conocemos como PHEV y llevan un motor eléctrico hasta 10 veces más grandes que los de un híbrido combinado. Ello, permite que estos vehículos circulen a una velocidad más alta y durante más tiempo con el motor eléctrico, lo que se traduce en un buen ahorro de combustible.

    Estos coches deben estar acompañados obligatoriamente del motor de combustión, por el contrario, no conseguirían su máxima potencia. En cuanto al uso de los híbridos enchufables, están pensados para desplazamientos cotidianos pero no para hacer trayectos largos.

    Podemos decir que no son híbridos tan prácticos porque debemos enchufarlos para recargar sus baterías. Y si bien cada vez es más común ver puntos de carga, no están presenten en todos los lugares. Además, el tiempo de recarga puede durar unas cinco horas o más, según el tipo de PHEV.

    Híbrido en serie

    Es uno de los tipos de coches híbridos menos populares, tal vez porque es bastante similar a su homónimo enchufable. Sin embargo, la diferencia reside en su motor por combustión que se activará de manera automática una vez se agote la batería completamente.

    El híbrido en serie siempre va a funcionar en un principio con el motor eléctrico, pero cuando éste se quede sin energía, el motor de gasolina se pondrá en marcha. La desventaja es que se debe enchufar el vehículo para cargar su batería, ya sea en un punto de carga o en casa. Además, el precio de este tipo de coche es bastante elevado.

    Conclusiones

    Después de todo, los tipos de coches híbridos aglutinan sus peculiaridades, sin embargo, tienen características en común, como que todos disponen de etiqueta ECO por parte de la DGT y también se les aplica los beneficios fiscales de cada Comunidad Autónoma.

    Ahora que conocéis las diferencias entre los diferentes coches híbridos que existen, seguramente ya sabréis cuál es la modalidad que mejor se adapta a vuestras necesidades. Eso sí, tendréis que considerar que deberéis hacer una inversión inicial mucho mayor que los coches a combustión.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.